Pomerania: Problemas de salud

Un tema que debe tomarse en cuenta es el de la luxación patelar. Este problema de salud en las rodillas del Pomerania se presenta con frecuencia entre las razas pequeñas y se debe a una malformación genética del hueso o a una herida. El malestar se caracteriza por irregularidades al caminar, como no tocar el piso con alguna de las patas o la rigidez de las extremidades. Es importante reducir los brincos, así como el uso de escaleras, pues son factores que pueden favorecen la presencia del padecimiento.
El tratamiento a esto incluye reposo (dentro de una transportadora) y antiinflamatorios. Si empeora, se realizará una cirugía para fijar la rótula en su lugar. Como esta raza también es proclive a la artritis de la zona afectada, también se recomiendan suplementos.

Niveles de azúcar: hipoglucemia
Una de las preocupaciones más comunes en el caso de los Pomerania es la presencia de hipoglucemia, enfermedad relacionada con una reducción drástica en los niveles de azúcar que en algunas ocasiones puede resultar fatal.
El estrés y la falta de una comida balanceada es lo que puede provocar este mal, aunque también suele ser un efecto secundario provocado por algún otro padecimiento. La condición se manifiesta sobre todo en cachorros que llegan a un nuevo hogar, razón por la cual los dueños deben estar preparados e informados sobre las medidas preventivas y acciones de primera respuesta. Los signos son pérdida de apetito, temblores y debilidad.

En el caso de los cachorros, es recomendable tener a la mano un poco de miel para
dárselas, pero sólo de forma inmediata al ver los signos mencionados, porque requiere tratamiento
veterinario urgente.

Problemas de la piel
Entre las condiciones más comunes que afectan la piel de los Pomerania se encuentran las causadas por alergias y resequedad. Esta última suele manifestarse con piel roja e irritación en diferentes partes del cuerpo y es provocada por varios factores, siendo uno de los principales la falta de cepillado de  la capa del perro. En el caso de las alergias, éstas se pueden detectar cuando hay congestión y escurrimiento nasal, ojos rojos e irritados, así como problemas estomacales. El problema es que la alergia produce escozor que el perro pretende aliviar mascando o rascando, lo que daña la piel.