Pomerania: cuidado de ojos

Los ojos de los animales pequeños suelen ser delicados y estar propensos a enfermedades e infecciones y el caso de los Pomerania no es la excepción. Uno de los padecimientos comunes es el desarrollo de cataratas, que puede aparecer a cualquier edad, incluso desde el nacimiento. Existen diferentes tipos de cataratas que se caracterizan por un cambio en el color de los ojos (azul, gris, blancuzco); nuestro perrito comenzará a tropezar y a chocar contra objetos; podría presentar inflamación alrededor de los ojos; enrojecimiento; frotamiento debido al dolor.

Para tratarlo, el veterinario debe hacer una revisión completa que incluya la medición de la presión en el ojo y la dilatación de las pupilas. Es preferible que se retiren las cataratas quirúrgicamente, porque podrían causar ceguera.

Otra afección común es la Distiquiasis. Este problema se refiere a que las pestañas crecen fuera de su sitio, ya sea dentro de un ojo o ambos ojos. Esto produce una gran y prolongada irritación en el ojo, y en casos severos, una lesión en la córnea. Si notamos que nuestro perrito entrecierra mucho los ojos, se frota con frecuencia un ojo o ambos lucen irritados, hinchados o enrojecidos, hay que llevarlo al veterinario, porque es una condición que no se aprecia a simple vista.

Para solucionarlo, pueden  congelarse o retirar las pestañas con electrólisis. En ciertos casos quizá requiera cirugía y es posible que se prescriban antibióticos si hay infección. Pero suelen responder bien al tratamiento.

Además de esto, es relativamente común que se presente algo llamado Entropión, que se refiere a que el borde del párpado se pliega hacia adentro del ojo. Puede ocurrir a cualquier edad y sobre todo a perros con párpados caídos. En el Pomerania puede ocurrir que el ojo se mueva de su sitio (debido a una lesión o una infección), ocasionando lo anterior. Puede haber lagrimeo excesivo, cierre de ojos continuamente, frotamiento con las patas, mucosidad excesiva en el ojo, demasiada humedad alrededor, e incluso puede apreciarse el párpado invertido.

El veterinario determinará si padece esta condición (es preferible lo haga un optometrista canino). El tratamiento dependerá de la severidad del daño. En cachorros se colocan grapas para fijar en su lugar al párpado. En el caso de los adultos lo más probable es que se requiera de cirugía, para retirar un poco de la piel alrededor del párpado.