¿Masajes para perros?

¡Sí! Leíste bien: a ellos también les viene bien un buen masaje, pues también se estresan y sufren por diferentes motivos, como la separación de un ser querido, peleas con otros, cambio de domicilio y cirugías. En esos casos una terapia alternativa hecha por un terapista del masaje, aromaterapia, digitopuntura y Reiki le puede ayudar a relajarse, recuperar la tranquilidad, seguridad, y disminuir el estrés. Se puede brindar un masaje como regalo por una fecha especial o por regalarle algo a nuestro canino, o para relajar a perros geriátricos o con enfermedades terminales con cáncer, siempre y cuando no haya dolor.

Una buena sesión dura de 20 a 30 minutos, los perros ceden hasta que entienden que el proceso será algo bueno para ellos, y una vez que lo entienden se dejan manipular (aunque cada ejemplar es diferente) y quedan completamente dormidos, siendo necesario trasladarlos a un descanso acondicionado y vigilado con poca luz y fresco, para su perfecto confort.

El terapeuta experimentado para perros, toca muchos puntos de la columna vertebral, sienes, cara, cráneo, cuello, pies, codos, músculos, abdomen y patas donde convergen lo mismo nervios que sistema linfático. Dentro de los beneficios del masaje está el que además de ser un relajante muscular (y emocional), tonifica los tejidos, favorece la circulación, alivia enfermedades articulares y evita contracturas, y estimula diferentes sistemas; además, en los cachorros, obtienen seguridad y sociabilidad, mientras en perros apáticos mejora el entusiasmo y disminuye la apatía.