Enfermedades más comunes de los oídos

Los principales factores perpetuantes son de origen infeccioso como las bacterias, por ejemploStaphylococcus pseudointermedius, Pseudomonas aeruginosa, y en menor incidencia, las perpetuadas por Streptococcos spp, E. coli y Proteus spp. También están las levaduras como  Malassezia; por último, la hiperqueratosis, hiperplasia, calcificación del cartílago y estenosis del conducto auditivo, pueden ser un factor perpetuante de la otitis.

Si observamos prurito o comezón (rascado de las orejas, que las tallen contra una superficie, dolor al tocarlas, sacudido de la cabeza, así como eritema o enrojecimiento del pabellón auricular, inclinación de la cabeza, aumento del cerumen, cambio de color o mal olor en las orejas) debemos acudir con un veterinario especializado para que realice una evaluación médica completa.

Él hará diversas preguntas y realizará al perro diversos procedimientos para encontrar la causa de la enfermedad: una exploración general del oído, seguido de un examen más específico (otoscopia) para evaluar la mucosa ótica, las características del cerumen, detectar la presencia de cuerpos extraños o neoplasias y verificar la integridad de la membrana timpánica. En algunas ocasiones el paciente deberá ser sedado para hacerlo.

A continuación tomará una muestra para el estudio citológico y detectar los microorganismos involucrados en el proceso inflamatorio, así como un cultivo y un antibiograma (para determinar qué antibióticos utilizar). Quizá también realice un lavado y de nuevo evalúe la integridad de la mucosa y de la membrana timpánica.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA