¿A favor o en contra de las cirugías estéticas?

La mayoría de los procedimientos quirúrgicos tienen como fin mejorar la salud o prevenir enfermedades. Sin embargo, hay cirugías que se realizan sólo por razones estéticas, en cuyos casos algunos países ya las prohíben. Con el paso de los años, los perros ya no son usados según los propósitos para los cuales fueron diseñados y, por lo tanto, no es necesario operarlos. No obstante, sigue siendo común en los países donde aún no está prohibido, como en México.

Por lo general, las personas que tienen perros de compañía, los quieren tal y como son, y no están dispuestas a someterlos a procedimientos exclusivamente estéticos. Sin embargo, la tendencia mundial de operar a los perros por razones cosméticas está muy arraigada; y así como existen dueños  excéntricos que visten a sus mascotas como humanos –con accesorios– o les pintan el pelaje de algún color, hay quienes deciden cambiar su aspecto físico sin razón médica.

En países como Brasil, el Consejo Federal de Medicina Veterinaria prohibió el corte de cola en los perros y lo permite sólo en casos específicos como cáncer u otras enfermedades graves. Igualmente, en naciones como Francia, Bélgica, Finlandia, Portugal, Luxemburgo y España, están prohibidos los cortes tanto de cola como de orejas.

Los cánones de belleza canina (definidos por los estándares de cada raza) constituyen un factor que motiva a los propietarios a someter a sus mascotas a dichos procedimientos. Los estereotipos de que el animal tiene que cumplir con cierto estándar acentúan la vanidad, en otros casos, inclusive contribuyen a la estigmatización de algunas razas. Así pasa con ciertas razas que suelen verse más rudos con las orejas cortas y erectas. Por otro lado, durante cualquier procedimiento quirúrgico (no importa que este sea electivo o de urgencia), además de realizarse la anestesia, debe practicarse la analgesia, que implica el suministro de sustancias que evitan el dolor. Algunas personas creen que anestesiar es suficiente, pero no es así. Anestesiar implica que el perro esté inmóvil, no obstante, éste puede estar sintiendo dolor. Algunas veces, de no controlarse el dolor, la salud del animal puede verse seriamente afectada.

Las cirugías estéticas no sólo nos interesan por una cuestión moral y ética, sino porque son capaces de generar alteraciones en el animal. Es importante que se entienda que el bienestar animal nada tiene que ver con su apariencia, sino con el cuidado de la alimentación, la calidad de vida  y aspectos conductuales intra e inter especie. Cuando un dueño cuida estos aspectos estamos ante uno que auténticamente se preocupa por su mascota.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA