¿Cómo elegir una buena estética canina? Pt. II

Ya encontré un peluquero, ¿cómo sé si es bueno?

Una vez que hayas encontrado una estética que te guste, no está de más si le haces algunas preguntas. De hecho, visita su local y da un vistazo para conocerlo en persona. Si es el indicado se mostrará interesado en las preguntas que le hagas y en las necesidades de tu perro. Observa cómo luce el lugar, ¿está ordenado?, ¿hay pelo y suciedad en el piso?

También toma nota de cómo trata al perro que en ese momento esté arreglando: ¿está sobre una mesa especial para ello? Si notas que el animal está desesperado, fíjate en la reacción del peluquero: ¿le grita, jalonea o trata de callarlo con brusquedad?, ¿es paciente con él para tratar de calmarlo?, ¿lo premia por un buen comportamiento?

Todo esto te dará una idea bastante clara de si debes acudir o no a ese lugar. Por otra parte, el sitio donde realice la estética debe quedar a la vista de todos; desconfía si lo hace en la parte trasera del local o no te permite pasar a esa área. Aunque en Estados Unidos existe el llamado “seguro para mascotas”, eso todavía está en pañales en nuestro país.

De cualquier forma, no está de más que le preguntes, dentro de la charla, cuánto tiempo lleva dedicándose a esa actividad y qué tipo de razas le han tocado atender. Incluso si de casualidad ha llegado a encargarse de perros de concurso. Revisa también las paredes del lugar en busca de reconocimientos, diplomas y fotografías relacionadas a su trabajo: siempre es importante que acudas con alguien que ha tomado cursos y no de alguien que simplemente se metió al oficio por necesidad y tiene pocas nociones de lo que es la estética canina.

 

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA