¿Cómo elijo el alimento para mi mascota? Parte II

Ya hemos revisado algunas razones por las que se suele elegir el alimento de nuestras mascotas. Aquí acabaremos de ver las más comunes.

  • Todo con medida. Desde cachorro debemos calcular y medir las cantidades necesarias para cubrir sus necesidades; si no lo hacemos y le dejamos a libre acceso a su comida, es probable que consuma más de lo que requiere, no sólo incrementando el costo diario sino además el organismo lo almacenará como grasa. Cada fabricante indica en la bolsa la cantidad diaria que debe de consumir nuestra mascota.
  • Accesibilidad. Escoger un alimento que además pueda conseguirse siempre y con la mayor facilidad posible. Si hay que desplazarnos a gran distancia para conseguirlo y no somos previsores, no tendremos su alimento de costumbre y comenzaremos a comprar “por mientras”, casi siempre uno más barato en espera de tener acceso al que consume regularmente, alterando así la calidad de su nutrición.
  • “Hay que cambiar de marca con frecuencia para que no le aburra la comida”. Este es otro error. A diferencia del humano, el perro y el gato no se “hartan” de lo que comen; su capacidad de diferenciar y degustar los alimentos es más reducido que el humano. Los fabricantes recomiendan que nos “casemos” con una marca para toda la vida, ya que el cambio frecuente puede producir diarreas al no poder digerir los nuevos ingredientes.
  • Necesidades reales. Por último, debemos ser sinceros con nosotros mismos cuando le compremos un alimento. Tal es el caso de adquirir una marca para perros de alta demanda de energía, sólo porque tenemos una raza de cacería, si lo único que hacemos es estar sentados juntos frente al televisor.  

Preocuparnos todos los días por la nutrición de nuestra mascota puede ser estresante. Para ello, las empresas fabricantes de alimentos para animales ya han hecho este trabajo de forma excelente.  Escoger un buen alimento, darlo con medida y a sus horas, mantener una adecuada salud bucal y darle mucho, pero mucho amor, se traduce en vivir y convivir intensamente todos los días con nuestro compañero de aventura.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA