¿Cómo elijo el alimento para mi mascota? Parte I

Para decidir la alimentación que le daremos a nuestro animal de compañía debemos asesorarnos con un Médico Veterinario, después escoger el que nos parezca la mejor opción para mantenerlo sano conforme a nuestras preferencias. Esta es una serie de consejos a considerar:  

  • Alimento particular para este amigo particular. Hay dietas para cachorro, para perros pequeños, activos, obesos, viejos, así como para cada especie, raza y características particulares.
  • Bolsa cerrada.  Jamás comprar un alimento que no se conozca su procedencia, esto es, que el empaque esté cerrado y con fecha de caducidad a la vista.  Al comprar “kileado”, existe el gran riesgo de que no sea el alimento que el vendedor dice que es, que esté rancio o contaminado, siendo probable le ocasione carencias nutricionales, enfermedad o infección.
  • Diferenciar entre barato y caro.  Escogerlo porque tiene menor costo por kilo es un error.  Por lo general los comerciales tienden a ser más baratos, pues son elaborados con productos de baja digestibilidad: tendrá que comer más para cubrir sus necesidades. Pero los alimentos Premium y Súper Premium se elaboran con materias primas de digestibilidad superior, necesitando menor cantidad para cubrir sus necesidades; no nos confundamos de que si come menos es porque le gusta menos. Más bien debemos calcular el costo de alimentación por día e incluso por año.
  • Más proteínas no significa mejor. Si buscamos un alimento basándonos en esto se hará que el organismo trabaje más en la digestión y eliminación de residuos afectando, por ejemplo, al riñón. Recordemos además que el organismo siempre que consuma más de sus necesidades, tenderá a almacenarlo en forma de grasa.
  • Si le gusta, es bueno. Basarse en la palatabilidad puede llevarnos a escoger alimentos húmedos sobre los secos, favoreciendo acúmulo de restos en los dientes, producción de sarro y pérdida prematura de las piezas dentales, además de mal aliento; o bien escoger aquellos ricos en grasa sobre los adecuadamente balanceados, llevando a la obesidad.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA