¿Cómo sé que alimento elegir?

Una vez que decidimos tener en nuestra vida a un animal de compañía, nos preguntamos: ¿qué le vamos a dar de comer? Si hemos decidido comenzar una gran aventura compartiendo nuestra vida con éste, la preocupación se dirigirá más hacia su salud física que lo que nos va a costar tenerle.

Y por supuesto que todo lo iniciamos con gran entusiasmo y expectativas. Si es un cachorro de raza ya lo vemos como un ejemplar mucho más hermoso que los de las revistas. Si lo hemos adoptado, lo imaginamos completamente recuperado, con vitalidad, pelo sedoso y brillante. O al adquirirlo en una tienda, el vendedor o el veterinario nos recomendará un alimento que cubra sus necesidades nutricionales. El 54 % han recibido orientación del veterinario al respecto, pero esto no indica que tomemos la decisión basados sólo en su recomendación.

Cómo y qué le daremos de comer es muy variado, aunado a una enorme propuesta comercial. Pero esta babel alimentaria no está exenta de consecuencias incluso negativas y riesgosas. Un error es pensar que el perro es carnívoro (en realidad es omnívoro); otro es que lo que nos gusta a nosotros (pizza, pollo frito, hamburguesa) es bueno para él, y lo preferirá a sus croquetas, pero será debido a la palatabilidad (lo “sabroso”) y no por ello será una buena elección: ningún nutriólogo nos recomendará comer esos alimentos (un exceso de carbohidratos y grasas animales además le harán gordo y mal nutrido).

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA