¿Cafés de gatos?

El Cat Flower Garden, que ha sido denominado como “el primer café de gatos del mundo”, es una cafetería que, además de ofrecer toda una variedad de té, café y postres, cuenta con la compañía de al menos quince gatos, los cuales rodean a los clientes, se dejan acariciar o buscan ganarse algún bocadillo especial. Abierto en 1998, este negocio ubicado en Taipei, Taiwán, obtuvo mucha visibilidad cuando lo visitó una cadena de televisión.

Sobra decir que ha creado una euforia que se ha extendido por Asia, Europa y más recientemente América Latina. Por ejemplo, las recientes condiciones de vivienda han limitado a muchos nipones de acompañarse de alguna mascota, por lo que no tardaron en abrir numerosos locales con gatos que brindan a sus visitantes la oportunidad de acariciar uno. Posteriormente algunas ciudades de Europa comenzaron a adoptar la idea. Fue así que Austria fue la primera en abrir uno y siguieron Madrid, París e Italia; de Latinoamérica podemos mencionar al Cat Café, de la Ciudad de México.

Es bien sabido que convivir con un gato tiene beneficios extraordinarios en la salud física y mental; por ejemplo, acariciar uno tiene un efecto positivo sobre la presión cardiovascular, además su compañía ayuda a combatir la depresión y la ansiedad. Sin embargo, es un hecho que la vida moderna deja sin tiempo o espacio para dar refugio a un animalito, por lo que los cafés de gatos ofrecen esa solución, pues es un ambiente en donde se sentirá en confianza, además de acostumbrarse a la gente. Pero también pueden ser puntos de encuentro para adoptar.

Hace muy poco abrió en la colonia Roma el ya mencionado Cat Café, donde puedes conocer mininos que además se encuentran en espera de encontrar una familia y ser adoptados. Es un lugar excelente en donde puedes enamorarte de alguno y darle un hogar, porque debes saber que además lo estás salvando, ya que los mininos que ahí tienen provienen de refugios previamente seleccionados, ya están esterilizados y son muy saludables.

Todos los cafés de gatos comparten el amor por los animales y la preocupación por sus cuidados y su seguridad. En el caso del Cat Flower Café son animales de los dueños que han sido adoptados a lo largo de los años; en Madrid dan hogar sólo a ejemplares callejeros o necesitados, mientras en Japón es tanto el furor por esta tendencia que hay al menos 39 negocios dedicados a esta especie, pero algunos se especializan en colores específicos del pelaje como el negro o hasta en felinos gordos.

Pero también hay cafés de conejos y hasta cabras. La tendencia es tal que en San Francisco abrió hace muy poco un Rat Café, donde el concepto fue tomado por la asociación Rattie Ratz, que defiende a los roedores como animales domésticos, e introdujo ratas en un restaurante para demostrar que su compañía es también poderosa y llena de cariño.