¿Hay varios tipos de dietas?

El efecto de la alimentación y nutrición sobre el comportamiento, la capacidad de aprender, además de su efecto en  situaciones de enfermedad que cursan con ansiedad, miedos y demás, es un tema muy poco estudiado. El efecto antioxidante de algunos alimentos para reducir el riesgo de disfunción cognitiva (Alzheimer de los perros); efectos tóxicos que pueden incluir modificaciones de conducta, como dulces con cafeína o el chocolate, son un par de ejemplos. Y resulta indudable que la alimentación influye directamente en el desarrollo y el comportamiento.  

Un perro sano está bien alimentado, su capacidad de aprender va de la mano con la alimentación; se sabe de la relación del efecto del hierro en la capacidad de aprendizaje y memoria en niños, por lo que se  infiere que el papel de este elemento puede ser similar en otras especies: aquellas que son primariamente carnívoras su carencia es rara, ya que la carne es un vehículo natural; sin embargo, la enorme proliferación de alimentos altamente procesados es un fenómeno que probablemente no toma en cuenta aspectos como éste y que es difícil evaluar como deficiencia nutricional.

Existen opciones más allá de las croquetas. Tal es el caso de corrientes como ACBA (alimentos crudos biológicamente apropiados) que buscan alimentar a perros y gatos (animales carnívoros y depredadores) con este tipo de alimentos. Fue desarrollada por el veterinario australiano Ian Billinghurst, quien planteó que “la comida debe contener el mismo balance y tipo de ingredientes (como músculos, huesos, grasa, vísceras y materiales vegetales) que consumían sus ancestros salvajes”, argumentando (con cierta razón) que los nutrientes, al ser sometidos por procesos térmicos (calor) pierden propiedades nutricionales.

Si bien en principio la dieta ACBA pareciera una opción interesante, es importante documentarse y leer sobre nutrición animal. Además la recomendación, como siempre, es conocer las diferentes gamas de alimentos y opciones que mejor vayan con las características del animal, así como asesorarse con un Médico Veterinario para tomar la mejor decisión.