¿Le conviene a mi mascota una dieta holística?

Las llamadas dietas holísticas son muy variadas y apelan a una alimentación que se relacione con la naturaleza de nuestra mascota, sin embargo no todas consideran las necesidades de los animales del mundo de hoy. Aquí van algunas consideraciones sobre elementos de estas dietas, para que antes de cambiar la alimentación de tu peludo estés bien informado.

Carne cruda

La alimentación con grandes cantidades de carne roja cruda, que es rica en fósforo, no es recomendable bajo ninguna circunstancia, pues puede dar lugar a un desequilibrio entre el calcio y el fósforo sanguíneos, donde resulta que dicho equilibrio es crucial para la vida. El organismo, en su intento por restablecerlo, remueve calcio de los huesos, ocasionando debilidad y malformaciones óseas. A esa enfermedad la conocemos como hiperparatiroidismo nutricional secundario.

Además de eso, debemos tener en cuenta las posibles enfermedades que la carne cruda puede transmitir, no sólo al ingerirla, sino incluso con manipularla. Afecciones como la tuberculosis, la brucelosis o la toxoplasmosis, son factibles de contraer si se usa carne de bovino; y salmonelosis si se trata de carne de ave. Incluso, las carnes TIF (Tipo Inspección Federal), no logran garantizar la inocuidad de sus productos.

¿Darles huesos o no?

Todos hemos escuchado que no es muy recomendable administrarles huesos de pollo. Contrario a la creencia popular, rara vez perforan un órgano interno, aunque sí pueden ocasionar estreñimiento. Sin embargo, los huesos de cerdo, carnero o bovino, pueden perforar el esófago, permitiendo así que el alimento salga del tracto intestinal e ingrese a la cavidad torácica.

Vegetales, en qué cantidad

Ahora bien, es muy importante evitar altas cantidades de vegetales, ya que eso puede traer consigo trastornos gastrointestinales como vómitos y diarreas, pues los perros (y sobre todo los gatos), no están equipados con las enzimas necesarias para digerirlos. Los cachorros de razas grandes alimentados con altas cantidades de vegetales, por ejemplo, pueden padecer deficiencia de zinc, el cual es “atrapado” por el exceso de fibra en la dieta, ocasionando un serio trastorno de cornificación cutánea y del crecimiento.

Es imperativo tomar en cuenta que incluir vegetales naturales en la dieta de la mascota no significa que se elimina el riesgo de enfermedades alérgicas, cardiacas o cáncer. Es evidente que los vegetales naturales son mejor opción que la pizza, embutidos, galletas o tacos de suadero. Sin embargo, la predisposición a padecer dichas afecciones está influenciada por muchos otros factores de tipo genético, ambiental, emocional y de manejo (por ejemplo, el sedentarismo también lo pueden padecer muchas mascotas).

De hecho, al día de hoy no hay ningún estudio científico serio que haya podido comprobar que elevadas proporciones de vegetales naturales disminuyan la posibilidad de desarrollar tales padecimientos en perros o en gatos.

Lo anterior también puede decirse respecto a las alergias. Aunque es cierto que algunos estudios sugieren que el consumo de alimentos naturales podría evitarlas, esa teoría sólo ha tenido sustento en seres humanos, pero no en felinos o en canes. De los segundos sabemos que la tendencia a padecer alergias está ligada a la selección genética para obtener las razas que conocemos hoy en día; de hecho, con algunas excepciones, una proteína tiene más probabilidad de ser alergénica si tiene un tamaño natural (grande) y se administra repetidamente.

Antes de elegir algún tipo de alimento por lo que te han dicho que puede hacer por tu mascota, consulta con un veterinario si esto es verdad o se trata de algún mito, ninguna precaución es demasiada cuando se trata de tu masctoa.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA