¡Quiero adoptar un perro!

Rescate canino

Nuestros eternos compañeros, los fieles perros, quienes nos han acompañado a lo largo de nuestra historia, pagan el precio de esta relación. Actualmente hay (al menos) unos tres millones de ellos en condiciones de calle (¡esto solamente en la Ciudad de México!), cifra que nos muestra la gravedad de la situación.

Existen instituciones, albergues, asociaciones y personas que, conscientes de este escenario, hacen esfuerzos para aportar su granito de arena y colaborar para reducir el problema. Este artículo está dedicado a aquellos que, en la búsqueda de compartir su vida con un can, optan por –literalmente- salvarle la vida a alguno.

Pero la propia vida moderna también ha conseguido que la conciencia social haya aumentado gracias a la velocidad con la que corre la información. Vemos en redes sociales anuncios de perros abandonados o perdidos, que tendrán la oportunidad de ser rescatados.

¡Felicito sinceramente a quienes los adoptan! Para ellos la recompensa debe de venir con la satisfacción de convivir y gozar de la compañía canina. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. Como todo lo que vale la pena en la vida, es necesario prepararse y evaluar si las siguientes decisiones están bien meditadas: uno, tener un perro; y dos, adoptarlo.

 

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA