Cinco cosas que no sabías: Pez Ángel

El Pez Ángel es uno de los animales más populares en la acuarofilia, pertenece a la especie de los cíclidos, es de agua dulce y fue descubierto en el año de 1831, aunque actualmente muchos lo confunden con el pez murciélago.

Se le conoce por ser un pez bello, sociable y que vive en cardúmenes numerosos, por lo que cinco de estos ejemplares requerirían en un acuario casero de poco más de 200 litros de agua.

A continuación te contamos cinco cosas que seguro no sabías de estos increíbles animales de compañía:

Origen:

Proviene de las aguas de la cuenca del río Amazonas (Perú, Colombia y Brasil). Su hábitat natural se encuentra repleto de algas, por ello su cuerpo estilizado que le permite un mejor desplazamiento.

Características:

Puede vivir de cinco a ocho años en libertad, y de tres a seis en cautiverio. Mide hasta 15 centímetros de longitud, es fácil reconocerlo por su delgadez lateral, aletas dorsales y anales muy largas y majestuosas.

No existen muchas diferencias entre un macho y una hembra, sólo características como el vientre más abultado en las hembras o coloraciones más oscuras en los ojos de los machos.

Hábitat:

Como dijimos arriba, vive en aguas dulces y cálidas, el agua debe mantener una temperatura de entre 25 a 30 grados, con un pH de 6 a 8, es decir, casi neutro.

El pez ángel necesita una pecera profunda para poder nadar en vertical. Se le reconoce por ser un pez sociable con varias especies, aunque hay que tener cuidado con los más pequeños ya que es omnívoro.

Alimentación:

Su alimentación es muy flexible, puede aceptar alimento seco y hojuelas especiales hasta alimento húmedo como el tubix y las pulgas. Es muy importante ofrecerle una gran variedad en colores vistosos para una mejor aceptación y nutrición.

Reproducción:

A los seis meses se forman las parejas y a partir de los nueve o diez meses se puede iniciar la reproducción.

Es indispensable que el acuario sea de unos 80 litros, con excelente calidad de agua, que tenga un filtro de esponja, además de una piedra o una laja en forma inclinada, así ellos podrán tomar la decisión de reproducirse.

¿No te parece sorprendente esta especie?