Cinco cosas que debes considerar al comprar alimento

Una vez hayas visitado al Médico Veterinario para ajustar la dieta de tu perro (de acuerdo a su peso, edad y raza) la siguiente pregunta que seguro debes estar formulándote es cuál de todas las marcas de alimento del mercado es la más indicada para tu mascota.

¿La cara o la económica?, ¿La que ofrece proteínas como dulces o la que sólo tiene “las esenciales”?, ¿La que tiene forma de huesitos o la que tiene un intenso sabor a pollo?, son algunas de las preguntas que nos quitan el sueño a la hora de decidir qué merece estar en la base alimenticia de nuestra mascota.

Por suerte para tí, hemos recopilado cinco puntos claves con los que podrás contestar estas y otras preguntas:

 

  • No compres alimento sin saber su procedencia:

 

Antes de decidirte por una marca es muy importante ver si el empaque viene cerrado y con la fecha de caducidad a la vista. Al comprar “kileado” nos arriesgamos a recibir otro producto, que esté rancio o contaminado.

Este consejo te evitará ocasionar a tu animal de compañía alguna carencia nutricional, enfermedades o algún tipo de infección.

Lo barato sale muy caro:

El refrán de la abuela nunca había sido tan cierto. Escoger un producto por tener un menor costo es un error que aún en nuestros días siguen cometiendo muchos dueños. Aunque los alimentos comerciales suelen ser más económicos (por su elaboración a base de productos de baja digestibilidad) estos ocasionarán que tu mascota coma más para cubrir sus necesidades.

A diferencia de estos, los alimento Premium y Súper Premium se elaboran con materias primas de digestibilidad superior, por lo que se necesita una cantidad menor para cubrir sus necesidades nutricionales.

No confundas el hecho de que al comer menos le gusta menos.

 

  • Más proteínas no significa mejor:

 

Si buscamos un alimento basándonos en esto lo único que provocaremos es que el organismo de nuestro perro trabaje más en la digestión y eliminación de residuos, lo que al final del día podría dañar el riñón de nuestra mascota.

No hay nada como visitar al Veterinario y saber qué vitaminas necesita tu cachorro.

 

  • Si le gusta es bueno:

 

Basarse en la palatabilidad puede llevarte a escoger alimentos húmedos sobre lo secos, produciendo que algunos residuos queden entre los dientes y se desarrolle sarro y pérdida prematura de las piezas, además de mal aliento.

Estos alimentos también pueden hacer que tu mascota se vuelva obesa.

 

  • Accesibilidad:

 

Procura elegir un alimento que pueda conseguirse siempre y con la mayor facilidad posible. Si hay que desplazarnos a grandes distancias para conseguirlo y no somos previsores, no tendremos su alimento de costumbre y empezaremos a comprar “por mientras”.

¡No alteremos la nutrición de nuestra mascota!  

 

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA