Nibelungo: Su origen

En el caso del Azul Ruso, esta variación que hacía una mayor longitud del pelaje se dio hace poco tiempo,  alrededor del año 1980, siendo una de las últimas apariciones de este rasgo en una raza de gatos. De inmediato, estos ejemplares captaron el interés de los criadores, quienes fomentaron la crianza de esta variedad, misma que empezó a ser reconocida por algunas asociaciones elurófilas a partir de 1987. Hoy se le reconoce por el nombre de Nibelungo y la única diferencia con su progenitor el Azul Ruso, es la longitud del pelo.

La denominación de la raza obedece a que los primeros ejemplares de la misma se llamaban Sigfrido y Brunilda, que son los nombres de dos personajes de un célebre poema épico medieval de origen germánico titulado Cantar de los Nibelungos.

Por otro lado e independientemente de la saga germana, algunos lingüistas proponen que la palabra “nibelungo” hace referencia a “seres de la niebla”, por lo que este nombre además de romántico, resulta ideal para esta etérea y bellísima raza de gatos, cuyo pelaje presenta visos plateados, como si se tratara de un ser casi espiritual, resplandeciente y relacionado con hadas, elfos y héroes míticos.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA