El gato original ¿era de pelo corto o largo?

Resulta curioso que en varias de las razas de gatos de pelo corto, en algún momento aparecen ejemplares de pelo semilargo y en no pocas ocasiones los animales que nacieron con dicha característica se han convertido en los progenitores de una nueva raza.

Casi siempre, al principio de su crianza, estas nuevas variedades se enfrentan al rechazo de muchos expertos, ya que el rasgo de tener pelo más largo de lo normal se debe a un gen recesivo, por lo que para que pueda manifestarse en un cachorro, sus dos padres tienen que ser portadores de dicho gen. Así que, con base en esta condición genética, dichos expertos concluyen, a veces de forma demasiado apresurada, que los gatos de pelo semilargo que aparecen en camadas de gatos de pelo corto, son producto de la “contaminación” de las líneas de crianza, es decir, del involucramiento de gatos de otra raza y con el pelo semilargo.

Sin embargo, el gato del antiguo Egipto, el progenitor de todas las razas del mundo, era un animal de pelo corto, por lo que en algún momento la mutación a pelo semilargo, apareció espontáneamente el Europeo Doméstico, su descendiente directo y es muy probable que esta mutación se dé con mucha mayor frecuencia de lo que se piensa en esta especie y que, por lo tanto, aparezca, intermitentemente, en las razas de pelo corto que fueron apareciendo al correr de los siglos.

La anterior hipótesis se sustenta en el hecho de que han sido varias las razas de pelo semilargo originadas “espontáneamente” por razas de pelo corto. Por fortuna esas nuevas variedades de tan atractivo pelaje, se han ganado la admiración y el amor del público. Tal es el caso del Somalí, que surge a partir del Abisinio; del Balinés, escendiente del Siamés; del Tiffany, producto del Burmés; y del Cymric, al que dio origen el Manx. Por supuesto que desde hace siglos, son muy comunes los Europeos Domésticos de pelo semilargo, además del original pelicorto.