¡Qué tu casa no huela a arenero!

Tener un gato en casa no es para nada una tarea fácil, y para muestra tenemos el problema de que nuestro hogar se impregne del desagradable olor de la caja de arena, que de no ser limpiada adecuadamente, puede convertirse además en un foco de enfermedades parasitarias.

Es por ello que hemos decidido traer una lista de consejos para erradicar estos olores tan “peculiares”:

 

  • Consigue el número de cajas necesarias:

 

Todos sus gatos necesitan un arenero propio para sus necesidades, es por ello que los especialistas y veterinarios recomiendan que se tenga una caja adicional al número de felinos que tengas en casa; es decir, si tienes tres gatos, debes contar con cuatro cajas.

 

  • Limpia la arena por lo menos una vez al día:

 

No hay como la limpieza diaria, usa una pala especial y saca los desechos, recuerda que este espacio es sagrado para nuestras mascotas, por lo que debemos tenerlo limpio siempre que sea posible.

 

  • Lava la caja por lo menos una vez al mes:

 

El momento perfecto para lavar la caja de arena es cuando tengas que cambiar la arena. Te aconsejamos limpiarla muy lejos del alimento de tu mascota y usar detergente sin olores cítricos que puedan alejar a tu mascota, usa agua muy caliente para matar las bacterias.

Por ningún motivo uses jabones con aroma a pino o con amoniaco, el pino resulta ser muy tóxico para los gatos y el amoniaco sólo empeorará el aroma .

 

  • Cambia la caja de arena por lo menos una vez al año:

 

Muchos de los malos olores pueden provenir del plástico de la caja de arena. Por ello te aconsejamos cambiar el arenero una vez al año.

 

  • Utiliza bicarbonato de sodio:

 

Cuando cambies la arena de tus felinos espolvorea un poco de bicarbonato sobre la arena, además de no ser tóxico para tu minino, te ayudará a evitar olores indeseados.

¿Te sirvieron estos consejos?