¿Mi mascota presiente los desastres naturales?

Por: M.V.Z. Eduardo Molina Becker

Cuando sucede una tragedia, es normal que tengamos ciertos cambios en nuestro comportamiento o forma de actuar. En fechas recientes la Ciudad de México se ha visto envuelta en una serie de catástrofes que han traído consigo un sinfín de cambios y consecuencias. Estos eventos pueden resultar traumáticos en algunas circunstancias.

Es fundamental que si nos vimos envueltos en una situación de este tipo, busquemos ayuda y apoyo para ir superando estas adversidades. Pero esta clase de cosas no sólo afectan a las personas, también nuestros compañeros peludos pueden sufrir cuando pasan por un suceso de esta naturaleza.

“¿Cómo perciben los animales los desastres naturales?”, sería lo primero que tendríamos que pensar. Hay incluso creencias que establecen que ellos detectan la proximidad de eventos como terremotos antes de que ocurran; por supuesto, no hay contundencia basada en estudios científicos, pero sin duda es un tema que siempre ha causado polémica y que tiene varios ejemplos en situaciones que harían pensar que es posible. Por ejemplo, peces muy agitados, vacas nerviosas que no dan leche, gallinas que no ponen huevos, ratas abandonando nidos y, por supuesto, perros inquietos, aullando o sumamente ansiosos.

La realidad es que no hay certeza de qué o cómo perciben los cambios ambientales que puedan interpretar como un peligro inminente; existen diversas teorías, desde una sensibilidad superior, en la cual animales como los canes tienen una percepción tal, que, literalmente, sienten antes que los seres humanos.

Se han planteado cambios como vibraciones, variaciones eléctricas en el ambiente, o incluso liberaciones de gas. La realidad es que, si bien los cambios conductuales documentados existen, la percepción anticipada sigue cayendo en los terrenos del misterio. Es interesante reflexionar, además, en la manera que asocian estas eventualidades con peligro y que motiven toda una serie de conductas relacionadas a estrés, ansiedad y miedo antes de que suceda el fenómeno.

Organizaciones científicas en Japón toman esta situación tan en serio, que buscan descifrar si es real o no, y si es posible utilizarlo como un método de predicción de desastres. Sin duda se trata de un campo que requiere mayor investigación, pues podría ser de utilidad tanto para humanos, como para otras especies. 

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA