Cachorros: todo lo que necesitas saber

Por: M.V.Z. Gabriela Constantino

Antes de comprometerte con un cachorro considera tu estilo de vida y las necesidades de tu nuevo amigo. Aquí va una lista de lo que debes pensar antes de conseguir un pequeño perro.

 

  • Permítele ser perro

 

Rasca, escarba, se acicala e incluso se impregna con olores muchas veces “repugnantes”. Posee la necesidad de alimentarse y eliminar. Además ladra, salta, monta, juega, caza, pero tiene periodos de descanso y sueño. Requiere convivir con más perros, con humanos y otras especies; es decir, es sociable. Tiene la necesidad de aprender y tomar decisiones, necesita comunicarse y aprender a hacerlo tanto con su propia especie como con el humano.

Manifiesta además otras conductas (toda conducta está motivada por algo hormonal, fisiológico o ambiental), y como cachorro pueden estar exacerbadas, pero ser normales; algunas pueden ser controladas, modificadas y canalizadas, hay otras instintivas (no pueden eliminarse) y otras más pueden extinguirse.

 

  • Medicina preventiva

 

No sólo consideres la salud física como parte de la medicina preventiva, sino la salud mental, porque también está comprometida con su bienestar. La vacunación, desparasitación, limpieza dental y esterilización serán factores que deberás considerar. Según el lugar donde habite, el alimento que consuma, los juguetes que le proveas y las medidas que decidas tomar afectarán su desarrollo, consulta con un veterinario cuáles son los mejores planes. Recuerda que la esterilización temprana evita problemas de salud a largo plazo, además de evitar la sobrepoblación canina. 

 

  • Socialización

 

Esto es muy importante para que conozca lo que es el mundo y a lo que estará expuesto cotidianamente: personas distintas, caricias, texturas, olores, sonidos, veterinario, rutina, sorpresas, otros perros u otras especies. Además debe conocer los paseos a pie y en auto, el confinamiento, estar solo, comandos de obediencia, trucos y, claro, dónde debe de ir al baño.

  • Prevé tu estilo de vida y rutina

Si vives solo y por motivos de trabajo estás fuera la mayor parte del día, y la convivencia con él será sólo cuando llegues a casa en las noches para darle de comer y que se duerma porque estás cansado, estará socialmente aislado, así que lamentablemente no eres candidato para tener un perro.

  • Establece una relación con tu cachorro

Recuerda que al ser pequeño solicita atención de varias maneras, muchas conductas se incrementan cuando no le haces caso y son reforzadas si le gritas, empujas, regañas, o haces contacto visual. Considera que algunas veces dichas conductas disminuyen o cesan al ignorarlas por completo. Lo importante es cómo quieres que se comporte en cualquier situación y que puedas predecir su reacción; para lograrlo, quienes convivan cotidianamente con él deben aplicar el mismo manejo.

Fomenta la independencia tanto del cachorro como tuya, ya que habrá ocasiones en las que se quede a solas y debes evitar estados emocionales negativos.

Existen otras cuestiones que debes considerar, para eso sigue nuestra segunda parte de este tema.