Enfermedades más comunes en Erizos

Como dijimos en anteriores ocasiones, cuidar a un Erizo pigmeo africano no es tan difícil como parece, sin embargo, al tratarse de un ser vivo es vulnerable a un amplio catálogo de enfermedades que pueden acabar con su bienestar y esperanza de vida.

A continuación te explicamos cuáles son algunos de los padecimientos más comunes en esta especie:

 

  • Pérdida de púas:

 

En general ligada a la piel reseca por parásitos o problemas nutricionales. Al igual que otros animales de compañía, los erizos pueden ser huéspedes de hongos, garrapatas y ácaros, que pueden llegar a causarle un serio problema de anemia.

Lo primero que hay que hacer al notar la falta de púas en nuestra mascota es ir con el Médico Veterinario para que encuentre la causa y suministre un tratamiento tópico u oral.

  • Enfermedades digestivas:

Hablamos de diarrea o estreñimiento, dos males que pueden deberse tanto al exceso de comida (el cambio brusco a una nueva marca) como a la falta de líquidos, y en general puede presentarse en periodos de mucho estrés. Aunque existen diversos tratamientos caseros, se recomienda asistir con un especialista que recomiende el tratamiento adecuado a los síntomas que el erizo presente.

 

  • Obesidad:

 

Así es, estos simpáticos amiguitos también son susceptibles a subir de peso rápidamente si no se pone la suficiente atención a su alimentación. Los erizos son animales que requieren bajas cantidades de grasa por lo que su plato no debe estar siempre lleno, y al contrario, se debe regular su alimentación con ayuda de un veterinario.

 

  • Anorexia:

 

No sólo los erizos obesos, también se debe tener cuidado con el bajo pesos de nuestra mascota, que puede venir de un rechazo a la dieta suministrada, problemas digestivos graves o problemas dentales que le causan dolor.  

 

  • Resfriados:

 

Entre las enfermedades respiratorias que afectan a los erizos se encuentran también la neumonía y la rinitis, provocadas por un cambio brusco en la temperatura, un ambiente polvoriento o incluso el contagio de parásitos al comer babosas. Los síntomas son fáciles de detectar ya que se tratan de estornudos, escalofríos o mucosidad; y es muy importante visitar al Médico Veterinario.

 

  • Problemas dentales:

 

Si la sonrisa de nuestro erizo no es blanca y no tiene las encías rosadas, existe un problema. El padecimiento más frecuente en estos animales es la periodontitis que provoca la caída de los dientes, y la mejor manera de prevenirla es la correcta alimentación.