¿De qué se podría enfermar mi Cócker?

El Cócker Spaniel es una raza originaria de Gales. Existen dos variedades: el Cócker Spaniel inglés y el Cócker Spaniel americano. Tiene una vida media de 11 a 12 años; con una adecuada medicina preventiva, alimentación, chequeos generales dos veces al año y exámenes de rutina, se pueden detectar los problemas en una etapa temprana y así instaurar un tratamiento cuando la enfermedad esté empezando.

Queratoconjuntivitis seca

Es una afección inflamatoria crónica de la córnea (parte frontal y transparente del ojo) y de la conjuntiva, debido a una deficiente producción de lágrima. El origen del problema suele estar relacionado con una baja o nula producción de la fase acuosa de la lágrima.

Esta enfermedad viene acompañada de dolor, inflamación y secreción ocular abundante y pérdida de la capacidad visual. Existen diferentes causas que pueden producir disminución de la producción lagrimal, entre ellas están las de tipo congénito (mala formación de la glándula lagrimal), o exposición a ciertos virus, así como por motivos inmunes o tóxicos.  El diagnóstico se confirma por sospecha clínica y la prueba de Schirmer para determinar la producción de lágrimas, la cual se puede realizar a partir de los dos años de edad, y con adecuados exámenes oftálmicos se puede detectar en un periodo temprano para poder hacer un manejo adecuado de la afección.

Ojo de cereza

La glándula lagrimal del tercer parpado o membrana nictitante se aloja en la base del mismo, que es la membrana que vemos cuando nuestra mascota está dormida o acaba de despertarse; es por esto que a esta patología se le conoce también como prolapso de la glándula lagrimal del tércer parpado u ojo de cereza por el aspecto que presenta. Es una de las patologías oftálmicas más frecuentes en el Cócker Spaniel.

El prolapso no produce dolor, pero esta glándula se encarga de la producción de lágrima total en un 40%, aproximadamente, y si los pacientes no son tratados a tiempo esto puede desencadenar en queratoconjuntivitis seca. El tratamiento en casi todos los casos es quirúrgico, donde se recoloca la glándula en su lugar y posterior a esta cirugía se necesita medicación ocular, la cual el Médico Veterinario decidirá entre el arsenal de medicamentos empleados en oftalmología.

Convulsiones

Son trastornos neurológicos, una manifestación clínica de una disfunción cerebral temporal; parecería ser un cortocircuito en la transmisión de la electricidad en el cerebro y se considera el problema neurológico más común en los perros.

En ocasiones, cuando se realizan pruebas para determinar el origen de los eventos convulsivos y no es posible determinar una causa, se habla de convulsiones idiopáticas. Se ha demostrado la heredabilidad en varias razas caninas y el Cócker Spaniel forma parte de este grupo. La medicación tiene como finalidad mejorar la calidad de vida de la mascota afectada y reducir o controlar la presentación de otras convulsiones. No debemos olvidar consultar al veterinario.

Luxación de rodilla

Es uno de los problemas ortopédicos más comunes en razas de perros medianos a pequeños. Se produce cuando la rótula (patela) es desplazada de su posición anatómica normal, y se puede presentar en una o en ambas rodillas. Los pacientes se presentan a consulta con historia de claudicación e incomodidad, generalmente al caminar o trotar.

La realización de un examen ortopédico nos dará la oportunidad como Médicos Veterinarios a diagnosticar este problema. La presentación de los signos puede ser repentina y resolver esporádicamente y volver a presentarse más adelante; hay varios grados de luxación patelar y el tratamiento va a depender del grado de luxación; muchas veces el elegido es de tipo quirúrgico, ya que el tratamiento médico suele tener poca efectividad.

Es importante reconocer que varias de las afecciones antes mencionadas pueden ser detectadas de forma precoz, lo cual dará mayor oportunidad para su manejo, tratamiento y en ocasiones resolución. Pero esto sólo se logrará con las revisiones periódicas veterinarias y se realicen los exámenes complementarios; por ello es importante programarlas de forma adecuada para que podamos estar seguros del estado de salud de nuestros amigos.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA