¿Tienes un pez de la tercera edad? Tips para identificarlo

¿Cuántos años llevan tus peces como miembros de la familia?… Tal vez sea que no te lo habías preguntado hasta ahora.

Pues bien, es muy importante saber en qué etapa de la vida se encuentran nuestras mascotas para entender el tipo de necesidades que debemos cubrir como dueños e incluso, para prepararnos para un próximo adios.

Uno de los primeros cambios que notarás en tus peces de compañía viejitos es lo referente al color, que puede cambiar de manera sutil o radical, llegando en algunos casos a ser un gris o pardo claro, según la especie.   

Otro punto es el peso, ya que sin importar si se tiene una buena alimentación, podrías observar como tus peces se ven gradualmente más delgados, e incluso notar que sus aletas se vuelven más prominentes y pierden algunas de sus escamas.  

Además, los peces mayores también pueden desarrollar putrefacción crónica de las aletas, afectando su movilidad por la pérdida parcial o total de una de ellas. Este daño tiende a durar indefinidamente y suele ceder con el medicamento adecuado o cambios en los parámetros del agua.

Otro signo físico común del envejecimiento es la pérdida de la vista; podrás notar que tus peces con frecuencia se lanza por la comida, pero no logra tomarla o no reconocen el movimiento fuera del tanque como antes. Algunos incluso desarrollan algo similar a las cataratas: un revestimiento transparente que cubre la mayor parte del globo ocular.

Y seguro te estarás preguntando: ¿qué pasa con su comportamiento?

Según los expertos, los peces de la tercera edad suelen presentar letargo, es decir, se colocan en las plantas o en el fondo del tanque la mayor parte del día.

Por si fuera poco, se puede notar que no muestra el mismo entusiasmo por la comida como antes. Por lo que lo mejor es ofrecerle una alimentación más variada. Puedes darle artemia, rica en proteína y omegas, o alimentos con pigmentos naturales como la acelga y el betabel para que sus colores no pierdan intensidad.

Como los peces más viejos pueden ser menos capaces de luchar contra enfermedades, es importante tomar las medidas adecuadas para mantenerlos sanos. Ser constante con los cambios de agua, proporcionar una dieta nutritiva y pedir asesoría al Médico Veterinario especialista, ayudará a prolongar la vida de tu mascota acuática.