¿Cepillar a tu gato o no? Ese es el dilema

El cepillado en tu felino es un hábito que no sólo beneficia a su estética y belleza, sino que además tiene gran injerencia en otros aspectos de su salud felina.

Y es que debido a sus hábitos de acicalamiento, los gatos pueden ingerir una gran cantidad de pelo que al final del día puede terminar irritando su mucosa gástrica causando vómito y otras enfermedades.

Además de atender el problema de las bolas de pelo, el cepillado contribuye a esparcir los aceites de la piel a lo largo de la capa de pelo.

Mientras que en ejemplares de pelo largo se recomienda que el cepillado sea diario y en los de pelo corto sólo una vez a la semana, es importante decir que todo depende del estilo de vida que tiene cada gato.

Cepillando a nuestros animales de compañía, los ayudamos a combatir las infecciones por parásitos, que en suma con otros productos como collares antipulgas o jabones especializados, mantienen a nuestras mascotas sanas y felices.

Especialistas han recalcado que los problemas infecciosos de la piel en felinos son muy frecuentes y una de las causas más comunes son las infecciones por hongos dermatofitos; hongos que se desarrollan en la piel, son sumamente contagiosos y causan lesiones rojizas sin pelo.

Si tu animal de compañía presenta alguna de estas molestias, es importante consultar con tu Médico Veterinario de cabecera para que le dé el tratamiento más adecuado.

Y tú, ¿ya cepillaste a tu mascota?