¡La llegada de una nueva mascota!

Si estás planeando adquirir una nueva mascota debes saber que tendrás un amigo cariñoso que te proporcionará amor incondicional y compañía fiel durante muchos años, pero también implica una enorme responsabilidad.

La vida de una mascota depende por completo de su propietario. Necesitará cuidados diarios, proporcionarle comida, agua fresca, un lugar apropiado para sus necesidades, hacer ejercicio y llevarlo algunas veces al veterinario. Es también importante enseñarle cómo comportarse dentro de casa y que aprenda las normas a seguir.

Existen diferentes razas y variedades de mascotas que de manera natural desarrollan muchas cualidades, pero al igual que sucede con las personas, se les debe enseñar lo que es correcto y lo que no debe hacerse. Si no se le enseña no lo habrá hecho para “molestar” o porque quiere “portarse mal”, simplemente lo desconoce.

Algunas mascotas aprenden rápidamente, pero otras necesitan más tiempo o apoyo, esto dependerá de la edad, la raza o de experiencias previas. La enseñanza puede ser una experiencia agradable y duradera o, por el contrario, un recuerdo lleno de miedo o dolor, la decisión correcta la toma el propietario. Siempre es bueno pedir la orientación de un Médico Veterinario o un etólogo calificado.

Cuando llega el nuevo miembro de la familia se debe estar preparado para dedicarle tiempo, establecer un vínculo fuerte y enseñarle con paciencia las reglas. Debe explorar las partes de la casa poco a poco, para que no se sienta perdido o desorientado.

La primera noche será “inolvidable”, ya que un cachorro al inicio podrá llorar indefinidamente porque extraña a su madre y hermanos. Si es adulto quizá estará más tranquilo, pero lo importante será que en las primeras noches tenga un espacio limitado y definido en lo que se acostumbra a su nuevo hogar. 

Se deben también resguardar sustancias potencialmente tóxicas que pueda ingerir, cables u objetos de valor que pueda morder o romper. Como no sabe aún cómo comportarse, es responsabilidad del propietario no dejar estos objetos a su alcance y estar prevenido.

Conocer y preparar con antelación las cinco necesidades básicas es lo más importante: alimentación,  educación, conocimiento claro de espacios y pertenencias, definir el tiempo para acompañarlo y ejercitarlo, además de elegir un servicio médico veterinario