¿Qué es la leptospirosis?

Las enfermedades infecciosas comprenden un extenso grupo de padecimientos causados por organismos microscópicos, que tienen la capacidad de invadir al organismo.

La leptospirosis es una las enfermedades más peligrosas que pueden afectar a los perros y a las personas (los gatos la pueden adquirir al cazar animales enfermos, pero no se considera un padecimiento grave y no suele representar riesgo de salud para las personas).

Se trata de un padecimiento causado por bacterias en forma de espiral (espiroquetas), pertenecientes al género Leptospira.

Estas bacterias no logran sobrevivir en medios secos, expuestos al sol. Por el contrario, medios húmedos, cálidos y con sombra, son los más idóneos para garantizar su presencia en el medio ambiente. Por lo mismo, son de especial riesgo las aguas estancadas durante tiempos prolongados en donde haya presencia de orina o heces provenientes de animales portadores, como charcos, fuentes, aguas residuales, entre muchos otros.

Los perros (y las personas) se infectan al tomar agua de dichos lugares, por consumir alimentos contaminados con ellas o incluso, al  adentrarse en ellas (se dice que las leptospiras pueden penetrar la piel que tenga pequeñas lesiones).

El contagio también se adquiere por contacto directo o indirecto con secreciones provenientes de animales enfermos o asintomáticos. El consumo de alimentos mal preparados, sobre todo carne mal cocida o frita, así como productos lácteos no pasteurizados, también es una forma potencial de infección.

Los signos de esta enfermedad tienden a ser variados, pero puede presentarse fiebre, depresión, hemólisis (se refiere a la ruptura de los glóbulos rojos; cuando ocurre en formas aguda y masiva, da lugar a un cuadro grave en el paciente, donde las mucosas se observan amarillentas y la orina se tiñe de un peculiar color, como el de un refresco de manzana), daño hepático, daño renal, dolor abdominal, diarrea, vómitos, y a veces signos oculares, como cambio de color en el iris, opacidad en la córnea e intolerancia a la luz.

Las personas afectadas a menudo reportan intenso dolor muscular y articular, dolor en la zona renal y mucho cansancio.

El tratamiento debe contemplar la administración de los antibióticos apropiados y el manejo de soporte, según las necesidades de cada caso. La leptospirosis es una enfermedad seria, por lo que la hospitalización estará indicada en una gran cantidad de casos.

Si se llegara a confirmar la enfermedad, los propietarios del paciente deberán consultar con su médico familiar y, con mucha tranquilidad, permanecer atentos ante cualquier síntoma compatible con la infección.

¿Ya llevaste a tu mascota con el Médico veterinario?