Problemas de piel en perros y gatos

Gracias a la piel es posible resistir a una interminable oleada de agresores provenientes del exterior, como sustancias químicas, radiación solar, bacterias, virus, hongos y parásitos.

Quizá por ser un órgano externo o por su extraordinaria capacidad de regenerarse, aún persisten muchos mitos relacionados con el tratamiento de las enfermedades cutáneas.

Es por ello que a continuación les presentamos algunos de los padecimientos más frecuentes de la piel en caninos:

Piodermas:

Son infecciones de la piel causados por bacterias con diversos orígenes.

Es común que dicha bacteria habite la superficie cutánea y la boca, especialmente en perros, aunque los gatos que tienen contacto con perros, de forma directa o indirecta, también pueden albergarla.

No se sabe con exactitud, pero dicho microorganismo posee muchos mecanismos gracias a los cuales puede evadir las respuestas inmunológicas y ocasionar alteraciones en la piel. Su nombre es Staphylococcus pseudintermedius.

Los piodermas cutáneos pueden manifestarse de muchas formas. Por lo tanto, es mejor que tu veterinario revise al perro o al gato para hacer el diagnóstico correspondiente y recomiende el antibiótico más apropiado junto con la terapia adjunta más útil.

Dermatitis atópica:

Es una de las principales causas de pioderma. Los perros y los gatos con dermatitis atópica padecen inflamación de la piel muy difícil de controlar y, además, suelen ser alérgicos.

La consecuencia es que la mascota afectada se rasca de modo persistente.

Es necesario que tu veterinario realice una inspección muy cuidadosa y, sobre todo, metódica. Si el diagnóstico es dermatitis atópica, necesitarás ser paciente y cooperar, pues es un padecimiento que deberás manejar durante toda la vida de tu mascota.

Demodicosis:

También se le conoce como sarna demodécica y es ocasionada por un ácaro del género Demódex, que se encuentra distribuido como parásito en los mamíferos.

Una vez que se adquieren, no pueden transmitirse a otro individuo aunque sea de la misma especie. En los tres primeros días de vida, la madre lo transfiere a sus hijos y es el único periodo en el cual la transmisión puede ocurrir.

La demodicosis suele tener un buen pronóstico. Lo mejor será que sigas las recomendaciones de tu veterinario y que no te impacientes, pues el tratamiento suele ser largo.   

 

Dermatitis actínica:

Es la inflamación de la piel inducida por la exposición prolongada al sol.

Al igual que con las personas, dicha exposición prolongada es muy dañina, pues predispone al desarrollo de tumores de la piel, incluso tiempo después de que el paciente dejó de exponerse al sol.

Lo mejor es evitar los “baños de sol” prolongados, sobre todo entre las diez de la mañana y las cinco de la tarde.

Como puedes ver la mejor opción siempre será llevar a tu perro o gato con su Médico Veterinario para que sea él quien haga la mejor sugerencia.