¡Enfermedades en aves!

La salud de un ave radica en el cuidado preventivo que le proporcionen su dueño, por lo que hay que estar atento a las señales o cambios en el comportamiento de nuestras mascotas para poder ofrecerles la atención que se merecen.

Hay que recordar que las aves son presas, lo que significa que ellos tratan de ocultar los signos de alguna enfermedad para aparentar estar bien, un comportamiento instintivo que nos impide ver de manera inmediata el padecimiento.

Por ello aquí te tenemos algunos consejos para mantener saludable a tu animal de compañía:

Manténte atento:  

Nos referimos a cambios de conducta, como permanecer todo el día en una esquina de su jaula, que disminuya el consumo de su alimento y agua, que respire de manera rápida o simplemente que se encuentra aletargado.

Estos cambios indican que tu mascota no se encuentra bien, por lo que es necesario visitar urgentemente al Médico Veterinario y a partir de ahí regresar a la rutina de revisiones cada seis meses.   

Otros padecimientos:

La presencia de plumón (pluma muy pequeña) sobre el pecho, o la pérdida de plumas de manera excesiva, indicarían alguna patología conductual o presencia de parásitos; el sobrecrecimiento de pico y garras, a veces es signo de daño hepático; la decoloración de plumas suele darse por deficiencias nutricionales o malas condiciones ambientales; y la aparición de diarrea puede originarse por parásitos o infecciones gastrointestinales.

La mayoría de todos estos padecimientos son crónicos y, algunos, irreversibles, pero con una correcta asesoría le puedes ofrecer la mejor calidad de vida a tu ave.

¿Suplementos alimenticios?:

En teoría, si tiene una dieta balanceada, a base de croqueta para ave, frutas y verduras, no es necesario suplementar. No obstante, al contar con deficiencias nutricionales, a veces se puede manejar algún tipo de suplemento vitamínico o mineral, siempre y cuando sea diagnosticado previamente por un veterinario.

Es importante no administrar suplementos sin conocer su origen y calidad, ya que en el mercado es muy común la aparición de “polvos” sin etiqueta ni fórmula alimentaria, que lo único que podrían provocar es la intoxicación de nuestra mascota, o sufrir de hipervitaminosis, lo que puede originar algún daño metabólico.

Alimentarla de manera correcta y tenerla en condiciones ambientales óptimas, reducirán de manera significativa la aparición de enfermedades más comunes en tu ave de compañía.