Consejos para cuidar a tu roedor de compañía

Muchos de los roedores de compañía que se comercializan en el mercado requieren atenciones especiales, que en nada se parecen a las que necesitan las mascotas convencionales.

A continuación te presentamos algunos puntos que debes tener en consideración antes de adquirir uno de estos animales:

Su alimentación:

Muchos dueños primerizos tienen la idea de que los roedores pueden comer desperdicios, por lo que no se preocupan en el tipo de alimento que necesitan para tener una mejor calidad de vida. Al igual que otros animales de compañía, este tipo de animales debe tener una alimentación balanceada según sus características, ya sea con pellets, croquetas, cubos de alimento, heno, entre muchos otros.

Su jaula:

De preferencia una “antifugas”, amplia y, dependiendo del roedor, con niveles para  entretenerse. Es recomendable que la base sea de plástico y con rejas metálicas para una ventilación adecuada.

Juguetes y refugios:

Consigue un sustrato apto para fabricar nidos, que no irrite las patas o cuerpo de nuestro amigo. Los roedores deben de contar con refugios que los hagan sentir seguros y protegidos.

En lo que refiere a juguetes, consigue algunos que puedan empujarse, roerse o girar, esto para mantenerlos ocupados y calmados.

Piensa antes de comprar más de un ejemplar:

Es muy importante saber que existen muchas especies altamente territoriales que pueden enfrentarse por jerarquía a la menor provocación, por lo que te aconsejamos consultar con un especialista antes de adquirir otro espécimen.

Médico Veterinario especialista:

Finalmente, antes de adquirir a un roedor es fundamental informarte y localizar a un Médico Veterinario que se dedique a este tipo de animales, quien pueda asesorarte y ayudar si tu mascota enferma.

¿Listo para adoptar un roedor de compañía?