Juegos prohibidos para gatos

Como hemos dicho en varias ocasiones, los gatos son cazadores natos, y para muestra están sus movimientos ágiles y flexibles, además de sus juegos de equilibrio y exploración.

Es por ello que existen juegos que los dueños deben de evitar con sus mascotas, sobre todo si se trata de mininos jóvenes que pueden aprender que las manos o pies son presas para su caza diaria.

Nos referimos en específico a los juegos bruscos, aquellos que incitan al animal a morder fuerte y que lo orillen a comunicarse así cada vez que quiera algo.

Para evitar este comportamiento es necesario utilizar juguetes adecuados y utilizarlos correctamente, es decir, no golpear al gato con ellos o agitarlo bruscamente para evitar que huyan despavoridos

Hay ciertos problemas de comportamiento que se solucionan al cubrir su necesidad diaria de actividad. Tanto el aburrimiento como el estrés pueden derivar en conductas como orinar fuera de su bandeja en señal de que algo no va bien para él. No es una protesta ni un castigo hacia la persona, sólo es una llamada de atención de que el gato no se encuentra bien.

¿Tu cómo juegas con tu mascota?