Tres maneras de divertir a tu ave de compañía

Dentro y fuera de las jaulas las aves necesitan tiempo de esparcimiento para realizar actividades físicas y mantener su salud mental.

A continuación te presentamos tres fáciles maneras para tener divertido a tu plumífero amigo:

Mejora su jaula

Como es el lugar donde pasa la mayor parte del día no basta con que sea amplia y cómoda, sino que debe de contar con barrotes horizontales para poder trepar o incluso una sección de juegos en la parte de arriba para que pueda subir y bajar cuando quiera.

No olvides las perchas

Una percha resistente es el lugar ideal para acicalarse, descansar y picar; este puede ser de madera natural o de plástico (no metálicas), e incluso se pueden usar ramas de manzano, peral o sauce distribuidas a lo largo de la jaula en diferentes alturas.

Evita ramas de árboles de la especie Prunus, es decir, albaricoque, cerezos, melocotón, ciruelo, durazno, y nectarina; su madera contiene glucósidos cianogénicos que liberan cianuro en el torrente sanguíneo de un pájaro.

Lo obvio… ¡Juguetes!

Columpios, escaleras, cuerdas y pelotas. Lo ideal es que sean de materiales naturales o plástico duro y resistente.

Todos los juguetes deben ser movibles y fáciles de limpiar, así se evitan hongos y enfermedades.

Ten cuidado con los anillos o eslabones grandes de cadenas, las aves podrían introducir su cabeza dentro y estrangularse.

El mantener a nuestro amigo emplumado ocupado se reflejará en su salud mental y física fomentando su desarrollo en el aprendizaje, alivio del estrés, evitar estereotipias (picaje)  y ocupar su tiempo.