¿De qué enferma mi pez?

Al igual que otros animales de compañía, los peces son animales que necesitan de cuidados para prevenir enfermedades y tener una buena vida. Estas atenciones deben ir dirigidas tanto a su alimentación como a las condiciones de su acuario.

Y es que la mayoría de sus enfermedades son consecuencia directa de un acuario deficiente o una alimentación poco balanceada.

Pero, ¿cómo detectar si tu pez de compañía se encuentra enfermo?

Para empezar hay que aclarar que los malestares en un pez no suelen ser evidentes, por lo que se deben realizar controles periódicos y vigilancia constante para detectar cualquier alteración o anormalidad en su comportamiento.

Nunca se debe pasar por alto la pérdida de apetito, las aletas plegadas o el frotamiento contra una piedra para aliviar la picazón; ya que estos suelen ser los primeros signos de un defecto en el entorno o una enfermedad.

Además, algunos de los parásitos más comunes en un acuario doméstico son:

  •       Ichthyopjirius: Se aloja bajo la piel, y al salir del cuerpo deja un agujero que se infecta rápidamente; se observan como pequeños puntos blancos sobre la piel.
  •       Lernaea: entierra su cabeza en el cuerpo del pez quedando anclado, de ahí su nombre de “gusano ancla”, ocasionando que el pez nade de lado y frote su cuerpo contra piedras o plantas. Se observará la piel inflamada, con hilos de color verde claro y que flotan.

En general las enfermedades de los peces, incluyendo las causadas por parásitos, se pueden prevenir o tratar con recambios de agua continuos y cambios de temperatura (shots térmicos); a pesar de lo simple que suene esto, consulta siempre al Médico Veterinario especialista para que diagnostique adecuadamente y prescriba el tratamiento adecuado a tu pez.