10 Consejos para bañar a tu perro

¿Bañar a tu perro se ha convertido en toda una odisea?

Recuerda la gran capacidad que tiene para la asociación. Ellos relacionan elementos del ambiente con acciones y sus respuestas, por lo que es aconsejable planear los baños, las visitas a la estética canina o al veterinario.

Aquí otros pequeños consejos para convertir el día del baño en algo muy placentero para tu animal de compañía:

  1. Si usas correa para sujetarlo, antes juega un rato con él con la correa puesta. Refuerza positivamente cuando se muestre calmado (premios, caricias). Evita los tirones bruscos.
  2. Mientras juegas (de manera tranquila), empieza a acostumbrarlo a los utensilios del baño (cepillo, champú, toallas).
  3. Premia cuando permita manipulación, por ejemplo, al levantarle las orejas para limpiar sus oídos (sigue las recomendaciones del veterinario).
  4. Cepilla de manera gentil, antes de mojarlo. Usa utensilios especiales para deshacer nudos; evita al máximo el posible dolor que pudiera provocar el proceso.
  5. Utiliza agua tibia. Moja poco a poco al cachorro y usa jabón neutro sin olores. Realiza el tallado y enjabonado de tal manera que lo disfrute (con las yemas de los dedos y sin rasguñar).
  6. Si usas una secadora, debes habituarlo primero al ruido; para ello primero enciéndela por breves momentos, mientras lo acaricias o premias. Aumenta la frecuencia e intensidad poco a poco hasta que entienda que no es un peligro. La temperatura debe de ser media-baja, ¡cuidado con las temperaturas extremas!
  7. No excedas el tiempo de baño; el enjabonado, enjuague y secado deben de ser lo más breve posible. Incluso cuando disfrute la actividad, el estar sujeto a una correa empezará a generarle ansiedad.
  8. Si notas algunas señales de estrés (babeo excesivo, relamido del hocico, intranquilidad, lloriqueos, incluso micciones, gruñidos, amenaza con los dientes), es que ya no lo disfruta en lo absoluto.
  9. Enjuaga perfectamente: los residuos de jabón producen malestar y comezón en la piel; usa agua abundante para eliminarlos.
  10. Respecto a la limpieza de glándulas perianales y limpieza dental (profilaxis), es mejor que lo haga un especialista; así evitaremos producirle dolor y que la siguiente vez no nos permita hacerlo.