Protege a tu gato del sol

Aunque nuestros gatos tengan el cuerpo cubierto por pelo, los rayos solares podrían afectarlos seriamente si no tomamos las medidas adecuadas.

Y es que ya sean de pelo largo, corto o pelones, la piel de los gatos requiere de especial cuidado y atención. Contrario a lo que se piensa, no basta con que los felinos se acicalen, si no que es un trabajo conjunto entre el propietario y el Médico Veterinario.  

Por ejemplo, hay casos muy raros en los que mininos de pelaje blanco desarrollan un tipo de cáncer cutáneo llamado “carcinoma de células escamosas”, el cual se ha asociado a los efectos del los rayos UV sobre la piel, por lo que se recomienda a los dueños de estos animales reducir en lo posible su exposición al sol.

Otro caso peculiar es el de los felinos de raza Esfinge, que al tener una capa casi imperceptible de pelo, quedan expuestos al sol y pueden sufrir de quemaduras solares que podrían pasar a ser más que una irritación.    

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y además de sostener el hermoso pelaje de los gatos juega un papel muy importante en diversas funciones fisiológicas. La más evidente es establecer una barrera impermeable entre el medio externo y los órganos internos, protegiéndolos de agentes medioambientales.

Pero también tiene otras funciones como regular la temperatura y, aunque su función en este aspecto no es tan obvia como en las especies cuya sudoración es evidente, permite la termorregulación al ayudar a los mininos a perder o ganar calor.

Además de todo lo anterior, la piel es un órgano sensitivo sumamente importante, en ella se ubican los receptores nerviosos que les permiten percibir las caricias, el dolor, el calor, el frío, la comezón, entre otros; por lo que es muy importante protegerla de agentes externos como el sol.

¿Tú cómo proteges a tu mascota de los rayos UV?