¿A qué juego con mi reptil?

A diferencia de otras mascotas, los reptiles no juegan… por lo menos no de la manera en la que vemos a un perro, gato o ave.

Estos animales no crean vínculos con el ser humano ni con otros objetos, y de hecho es extremadamente raro verlos acercarse buscando cariño y apapachos.

Sin embargo, esto no significa que debamos de dejar de invertir tiempo y recursos en ellos, ya que para tener una vida digna requieren de un vivario o acuaterrario con las condiciones adecuadas.

Algunos accesorios necesarios para tu reptil de compañía son:

Ramas: Dependiendo de la especie se calcula el grosor que deben tener. Se pueden usar ramas naturales siempre que estén bien lavadas. Además se recomienda que se distribuyan en diferentes posiciones y alturas para ayudar a nuestra mascota a hacer un poco de ejercicio.

Plantas: Al igual que con las ramas, se pueden usar hojas naturales, libres de pesticidas y abonos tóxicos para los reptiles.

Fuente de agua: No se trata de cualquier recipiente para agua, este debe ser del tamaño suficiente para que el animal pueda introducirse en él y tomar baños periodicos.

Aspersor: Existen muchos sistemas en el mercado de mascotas, aquellos programados para activarse en ciertos periodos de tiempo y otros que puedes usar de forma manual para humedecer el ambiente de tu reptil. Recuerda que debes rociar el terrario cada cuatro o seis horas.

Si bien los reptiles no juegan, pueden utilizar otros accesorios que les ayudarán a enriquecerse, ejercitarse, a tener un entorno adecuado y  lo más parecido a su hábitat natural.

¿Tú cómo consientes a tu reptil de compañía?