Escoge el rascador perfecto para tu gato

A veces pensamos que nuestro felino es destructivo o que ha desarrollado “malas costumbres”. Sin embargo, mucho de lo que consideramos como problemas de conducta, son en realidad patrones de comportamiento normales, pero que nos llegan a resultar inapropiados por la forma en que se presentan. Por ejemplo, es completamente normal que un gato arañe, pero es inapropiado cuando el objeto arañado es el sofá nuevo.

Por esta razón, hemos decidido darte algunos consejos para que puedas elegir el rascador ideal para tu felino:

  •       Materiales: Para los postes verticales es mejor optar por un material de sisal natural grueso, en tanto que  una felpa acojinada será perfecta para que gusten de recostarse en los peldaños o casitas.

 

  •       Estabilidad: como se dijo, tiene que ser estable y que no se tambalee.

 

  •       Tamaño: debe de ser lo suficientemente largo como para que el gato se estire por completo.

 

  •       Cantidad: si tenemos más de un felino, es una buena idea comprar más de un rascador para evitar que compitan entre ellos. Estos postes se instalan en las áreas donde ellos se reúnen, o también a través de las rutas que llevan a las áreas comunes, tales como el área de alimentación (lugar de los tazones de alimento y agua) y el área de eliminación (arenero).

 

  •       Forma: elijamos la forma correcta de rascador según las necesidades de nuestro gato, por ejemplo, si le gusta escalar, tumbarse o estirarse. Los hay de varios pisos, con echaderos, con escondrijos, con subidas y bajadas, con móviles: todo lo necesario para que se entretenga durante horas.

No dudes de los beneficios de tener un rascador en casa y dale a tu gato el rascador ideal: todos saldrán beneficiados.