Juegos para agudizar su mente

Jugar es la actividad perfecta para que un perro pueda hacer ejercicio y pueda entretenerse, sin embargo, en el juego cotidiano no hay pensamientos involucrados más allá de la ida y venida con la pelota, el tirar de una cuerda, o correr tras un objeto, de tal forma que no se obliga a nuestros amigos peludos a pensar.

Para desarrollar su inteligencia, aumentar su confianza y fortalecer el vínculo perro-humano, son necesarios los juegos interactivos o de razonamiento. Y aquí en Animales de Compañía les presentamos tres que seguro le fascinarán a tu mascota:

  1. Búsqueda del tesoro escondido

Este juego está enfocado en estimular su cerebro y enseñarle a desarrollar todos sus sentidos, usando su nariz.

Comienza con algo sencillo. Haz que tu perro se siente y se quede quieto, oculta una golosina o su juguete favorito en algún lugar fácil, mostrándole que lo ocultaste y dale una señal para que vaya a buscarlo.

Felicítalo mucho cuando haya tenido éxito en la “búsqueda del tesoro escondido” y ve aumentando  el grado de dificultad. Oculta el bocadillo o juguete en otra habitación, o en algún lugar donde otros olores lo disfracen.

Deja que investigue en todas partes y dale un premio cuando seleccione el objeto correcto.

  1. Apilar anillos

Busca en el súper un juguete donde se apilen anillos sobre una base; verifica que sean del tamaño adecuado para el tamaño y boca de tu perro y que no contengan pintura tóxica. Debes saber que este juego es más difícil y le tomará tiempo aprender, incluso días o semanas, pero no te des por vencido. Es mejor si utilizas un clicker.

Reparte los anillos en el piso, cerca de la base del juguete, y haz click cuando tu canino tome alguno. Luego debes hacer click cuando deje el aro cerca de la base.

Algunos perros descubren pronto el objetivo.

  1. Caliente y frío

Este juego también es ideal para el entrenamiento del clicker. Es magnífico para perros muy inteligentes.

Lo único que tienes que hacer es sentarte en el sofá, decir “caliente” o “frío” y darle un premio. Todo lo que el perro debe hacer es traer algo que quieres, como la pantufla que dejaste cerca del otro sillón.

Ten una bolsa de premios y una actitud relajada, y cuando él haga un movimiento cercano a la pantufla, exclama “¡caliente!” y lánzale un premio. Si se aleja del objetivo, tranquilamente di “frío”. Si se mueve hacia atrás hacia el objetivo elegido, vuelve a exclamar “¡caliente!” y dale su recompensa. En poco tiempo se dará cuenta de cuál es el objetivo, y llevará hacia ti los objetos que desees. No olvides festejar la buena realización del truco.

¿Estas listo para divertirte con tu mascota?