¿Cómo se jubila a un perro de trabajo?  

Todos sabemos que a los perros de trabajo se les exigen altos niveles de entrenamiento, disciplina y concentración. Las unidades caninas se aseguran de que sus programas de entrenamiento cubran los puntos necesarios para tener a un perro operativo en óptimas condiciones.

Se busca seleccionar a ejemplares lo más jóvenes posibles con un perfecto estado de salud y una buena conducta para elegir la especialidad que mejor puedan desempeñar, pues en ocasiones, como consecuencia de diferentes problemas, la “vida operativa” de un ejemplar no siempre dura tanto como se esperaría.

Y es ahí donde muchos se preguntan, ¿qué sucede con un perro de trabajo cuando tiene que jubilarse?

En nuestro país las instituciones han ido cambiando los protocolos para dar de baja a un oficial canino, mostrándose más accesibles ante la posibilidad de que el perro pueda permanecer con su manejador.

Por ejemplo, existen instituciones mexicanas que realizan “subastas simbólicas” que permiten al manejador del perro ofrecer la mejor oferta (que en realidad resulta ser de un monto muy bajo) para llevarse a su amigo de cuatro patas.

Sin embargo, existen ocasiones en las que los manejadores no cuentan con el tiempo o el espacio para quedarse con su compañero canino, por lo que logran llegar a un acuerdo en su unidad para que el perro siga viviendo en las instalaciones de trabajo sin ser un perro operativo, así el manejador y el perro siguen pasando tiempo juntos e incluso siguen haciendo ejercicios adecuados según la situación de salud específica que presente.

Esta última alternativa permite que el perro se sienta motivado, activo y lo más importante, sentirse útil “trabajando” a lado de su manejador, actividad que disfrutan mucho estos canes.

Una opción que resultaría ideal para dar de baja a los perros que se deben retirar sería buscarles familias que quisieran adoptarles, pero no es fácil encontrar el hogar ideal que entienda las necesidades que tiene un perro adulto, probablemente enfermo y que ha trabajado toda su vida y que requerirá algún tipo de ejercicio de mantenimiento.

¿Tú podrías hacerte responsable de uno de estos perros de trabajo?