¿Por qué se acicalan los gatos?

El acicalamiento es una de las conductas instintivas más importantes del gato y a la cual dedica gran parte de su tiempo, sobre todo después de comer.

Un felino puede pasar varias horas al día acicalándose (del 8 al 15 por ciento de sus horas de vigilia), sólo dedicando periodos mayores para dormir y descansar. El juego, la cacería y la alimentación complementan sus actividades diarias.

Dentro de las razones por las cuales realizan esta actividad se encuentran las siguientes:

Protección y limpieza: El acicalamiento es todo un ritual determinado por el reloj biológico, gracias a él los mininos mantienen un pelaje limpio y saludable, libre de impurezas, polvo y suciedad.

Salud y bienestar: También puede eliminar algunos parásitos, aunque por supuesto, no es capaz de eliminar todo tipo de bichitos, como pulgas o piojos. Al contrario, si un gato tiene pulgas, podría ingerirlas y con esto adquirir otro tipo de infecciones.

Mantenimiento del sistema táctil: La piel de los mininos es sumamente sensible, ya que cuenta con folículos pilosos fuertemente inervados, especialmente los bigotes y otros pelos de la cara (barbilla, partes laterales de los ojos) a los que se les denomina vibrisas.

Estas vibrisas se caracterizan por tener un grosor mayor que cualquier otro tipo de pelo, se insertan en planos muy profundos de la piel y tienen la función de proporcionar tacto e información sobre presas, espacio, distancia, obstáculos, amenazas, entre otros. Gracias al acicalamiento, el sistema sensorial se mantiene en excelentes condiciones.

Conducta de relajación: El acicalamiento además tiene la capacidad de relajar y tranquilizar al gato. Es una forma de “autoconfort”.

Termorregulación: Por supuesto, también ayuda a regular la temperatura corporal.

Conducta social: Cuando este tipo de cuidado es dirigido hacia otros gatos o incluso al ser humano (en este caso se le conoce como aloacicalamiento), constituye una demostración de afecto, comunicación y relación social. Podemos observar que cuando los felinos se acercan en forma amistosa, con la cola en posición vertical y empiezan a lamer las manos, cara y pelo de la persona, están manifestando su agrado y cariño hacia ella.