Mi gato se resiste a probar nuevos alimentos

Si eres dueño de un gato seguro sabrás que son animales de rutina, no les agradan los cambios y probar las cosas nuevas, y eso también refiere a su alimento.  

Todo comienza con la alimentación que reciben los cachorros en el destete, un factor determinante para fijar las preferencias alimentarias a lo largo de su vida. Esta etapa coincide con el periodo de socialización del gato que va de las 4 a las 8 semanas de edad, durante el cual se familiarizarán con todo lo que los rodea (no sólo el alimento) y podrán convivir con ello armónicamente el resto de su vida.

De tal forma, en gatos que solo han comido un tipo determinado de comida, tienden a rechazar por completo cualquier otro tipo de croquetas (aunque sea de la misma marca).

Por esta razón, se recomienda que a los felinos jóvenes se les ofrezcan alimentos de diferentes marcas y sabores, pero no sólo eso, también diferentes texturas tanto de alimento seco (croquetas) como de alimento húmedo (que muchas veces encontramos enlatado o en sobrecito).

Puede ocurrir que un gato rechace un alimento que se le da por primera vez, simplemente por rechazo de la novedad, pero hay dos factores muy importantes que pueden favorecer el desprecio a un suculento alimento nuevo: el estrés y las experiencias desagradables (náuseas, hospitalización, administración forzada de alimento, administración oculta de un medicamento, etc.).

Cuando un gato asocia cierto alimento a éstos factores, puede rechazar esta comida durante mucho tiempo. Incluso podríamos favorecer que se desarrolle una aversión, una estrategia utilizada por los animales para evitar los alimentos que no son adecuados para ellos.

Aquí algunos consejos para evitarte malos ratos:

La agudeza olfativa de los gatos está mucho más desarrollada que la del hombre y es el olfato el que sirve como primer sentido discriminante para seleccionar un alimento.

  • Es mejor ofrecer la comida en platos de cerámica o acero inoxidable, la ventaja sobre los de plástico, es que no guardan olores.
  • Se debe seguir la regla 1+1 en el número de platos de comida (debe haber un plato para comida por cada gato que haya en la casa + 1; es decir, si hay cinco gatos debe haber 6 platos de comida).
  • Se recomienda no usar recipientes dobles de “agua + croquetas”, ya que facilitan la contaminación del agua por el alimento.

Contrario a lo que podríamos pensar, los gatos no se cansan de comer siempre el mismo alimento; aman su rutina y debemos de comprenderlos. Cuando se tenga la necesidad de introducir un alimento nuevo, no olvidemos lo que puede significar para nuestros animales de compañía, por lo que se deben de tomar medidas para ayudarlos a pasar ese trago amargo.