Consejos para tu gato de pelo largo

Como todos los gatos, y en general todas las mascotas, los cuidados de los mininos de pelo largo comienzan con los aspectos más básicos, tales como dotarlos de un ambiente seguro, con alimento, agua fresca y una caja de arena limpia, visitas regulares al veterinario, entre varias otras.

Aunque si tenemos un gato de alguna raza con pelo largo o alguna cruza con esta característica, es importante que observemos los cuidados especiales que necesitará.                

Alimentación

En el mercado hay algunos alimentos desarrollados especialmente para cada tipo, así como otros dirigidos a tratar ciertos problemas, como el de las bolas de pelo.

La mayor parte de las mascotas se alimentan de croquetas, un alimento quizá demasiado seco que podría no ser tan útil para su tracto digestivo, por lo que debemos asegurarnos de que se mantenga bien hidratado y quizá variar de vez en cuando su menú con alguna opción suave y húmeda, como el alimento enlatado o de sobre.

Bolas de pelo

Uno de los problemas más comunes en los gatos es la formación de bolas de pelo. Eso se magnifica cuando el minino es de pelo largo, pues aunado a su acicalado constante podría generarle padecimientos en su tracto digestivo.

La anatomía felina está hecha para que pueda procesar con normalidad cierta cantidad de pelo, pues en su naturaleza está el tragarlo, así que si comienza a convertirse en algo problemático es porque ingiere demasiado o es señal de otros problemas. Existen algunos productos creados para ayudar en el tránsito del pelo por su organismo, como geles o alimentos especializados, sin embargo, la mejor herramienta para estos tropiezos es el cepillado.

Cepillado

Si para cualquier gato el cepillado constante resulta muy importante, en el caso de las razas de pelo largo se convierte en algo esencial. Debido a la longitud de su pelaje, es muy común encontrar nudos o algunos problemas dérmicos que pueden evitarse con esta acción tan simple.

En estos casos, encontrar el cepillo adecuado para el tipo de pelo de nuestro minino es de suma importancia, así como el proceso más adecuado. Lo primero es enfrentarse al gato; para la mayoría resulta placentero, pues es como un masaje relajante, pero no todos los gatos se sienten tan cómodos con esta situación. Lo mejor es acostumbrarlo desde pequeño, aunque si se tiene uno adulto se le puede distraer con algún juguete mientras se le cepilla; con el tiempo se acostumbrará e incluso podría ser un momento de unión con la mascota.