Pitón bola: Una mascota estrujadora

Pitón bola: Una mascota estrujadora

La pitón bola (Python regius) o también conocida como pitón real, es muy dócil y atractiva, por lo que es muy común como animal de compañía. Recibe este nombre característico ya que cuando está asustada se enrolla sobre sí misma hasta quedar en forma de una pequeña bola para protegerse de sus depredadores.

Es originaria de África occidental y central, se le encuentra en sabanas y pastizales desde Sudán hasta Sierra Leona, e incluso en Costa de Marfil.

A continuación te presentamos algunos datos interesantes:

 

  • ¿Puedo tenerla en casa?

 

Si, es una de las serpientes más sencillas de mantener y es de las más recomendadas para principiantes. Son crepusculares, con un promedio de vida de 20 a 30 años, y a diferencia de otros pitones, no miden más de 120 a 150 centímetros en su etapa adulta. Tienen cuerpos delgados pero muy musculosos: pesan hasta 1.5 kilogramos.

 

  • Hábitat

 

Se recomiendan terrarios de materiales resistentes (vidrio, plástico, acrílico), que no sean abrasivos y de fácil limpieza. Al ser serpientes terrestres necesitan un albergue que sea más largo que alto, ya que tienden a desplazarse mucho por el piso; se debe considerar que entre más grande sea, mejor, considerando el tamaño que llegan a alcanzar.

Hay que considerar que el largo del hábitat deberá ser igual o mayor a la longitud total del ejemplar.

 

  • Su temperatura

 

Considerando que son animales de climas tropicales, se encontrarán más cómodas cuando se les  ofrezca una  temperatura que vaya de una zona fría (unos 25 grados centígrados) y una zona caliente (entre 30 y 32 grados centígrados), de esta manera tendrán la facilidad de controlar su temperatura corporal dependiendo de sus necesidades.

Otro factor ambiental de suma importancia es la humedad, ya que un desbalance de la misma puede provocar ciertos problemas, tales como deshidratación, retención de mudas (humedad deficiente) o infecciones en la piel (humedad elevada); la humedad recomendada para esta especie va del 40 al 70 por ciento.

 

  • Alimento

 

La pitón bola se clasifica como carnívora y en vida libre se alimenta  casi exclusivamente de roedores silvestres. En cautiverio se utiliza la presa completa (que sea previamente sacrificada), pero del mismo ancho que la porción más ancha del cuerpo de la serpiente.

Las crías y ejemplares juveniles se pueden alimentar con crías de ratas y ratones, mientras que los adultos se alimentan con ratas juveniles y ratones adultos. La frecuencia de alimentación dependerá de la etapa de crecimiento y de su metabolismo, aunque se recomienda hacerlo cada dos a siete días en pitones juveniles, y de cada dos a tres semanas en adultos.