Cuídate del instinto huronil  

Aunque los hurones comenzaron a ser domesticados alrededor del año 3000 a. de C., aún pueden mantener algunas características de su pariente cercano, el turón. ¿Qué tanto les queda de su instinto silvestre?

Estos son algunos de los comportamientos más comunes que perduran:

  • Cazadores: la mayoría todavía mantienen parte de este instinto. Puede aparecer cuando se encuentran cerca de un roedor, conejo o ave. Sin importar el tamaño, podrían aflorar sus raíces cazadoras y ponerle un buen susto a un “compañero de cuarto”, así que nunca lo dudes…

 

  • Mordelones: son muy curiosos y jerarcas, así que comúnmente cuando son pequeños tratan de someter a los habitantes de su nuevo hogar; claro que la mayoría de ellos ya pasaron mucho tiempo en compañía de humanos, por lo que no suelen morder con frecuencia. Sin embargo, así como conoces las cosas tocándolas, ellos “probarán” a través de mordidas los objetos nuevos, ya se trate de peluches, juguetes, ¡o tus dedos!

  • Agresividad entre ellos: en vida libre son solitarios, así que no suelen convivir o formar sociedades o grupos. Únicamente se relacionan en etapa reproductiva, así que si se encuentran enteros no podrán socializar entre ellos. La mayoría de los que se encuentran en nuestro país sí están esterilizados, así que pueden fácilmente convivir con otros de su especie sin problema.  

 

  • Temerarios: el tamaño de la presa no suele ser un problema para los hurones… Son capaces de enfrentar conejos que sean cinco veces más pesados que ellos, así como patos, gansos e incluso guacamayas que cuentan con fuertes picos y garras. Su confianza en la técnica de cacería es la que hace que no consideren a la talla como un impedimento para someter a una presa.

 

  • Almacenar alimento: los hurones son originarios del norte y este de Europa, lo que significa que en época invernal el alimento escasea y están obligados a hacer sus reservas, así que de forma instintiva, si perciben que el alimento pudiera escasear, ya sea por competencia con otros ejemplares o porque les ofrezcan alimento de forma limitada, comenzarán a almacenarlo dentro de su madriguera o en su lugar favorito.